Header Ads

Documentan primer caso de Krokodil en España

Primer caso de Krokodil en España



Investigadores encabezados por el doctor Gonzalo Haro, profesor del Departamento Medicina y Cirugía de la Universidad CEU Cardenal Herrera, han constatado el uso por primera vez en España de desomorfina o “krokodil”.

Desomorfina: La desomorfina (conocida también como dihidrodesoximorfina o por su antiguo nombre comercial, Permonid) es un análogo de opiáceo inventado en 1932 en los Estados Unidos. Es un derivado de la morfina, en el cual se ha eliminado el grupo 6-hidroxilo y se ha reducido el doble enlace. Posee efectos sedantes y analgésicos, siendo entre 8 a 10 veces más potente que la morfina. Fue utilizada en Suiza bajo el nombre comercial Permonid, siendo descrita como una droga de rápida actuación y corta duración, con relativamente poca náusea o depresión respiratoria al ser comparada con una dósis equivalente de morfina.




Esta droga letal de fabricación casera puede provocar graves consecuencias físicas en el sistema vascular, como abscesos, flebitis, tromboflebitis, hemorragias o úlceras, entre otras, así como daños en músculos y otros tejidos blandos, además de en los huesos, con una rápida necrosis y gangrena.


El tratamiento de estas complicaciones médicas del consumo de esta droga requiere, en la mayoría de ocasiones, de intervenciones quirúrgicas de extrema complejidad, con resultados graves para los toxicómanos, como la extirpación de las principales venas en los brazos o las piernas, necesitando en ocasiones la amputación o injertos de piel.

Pese a que el caso detectado en Castellón no significa necesariamente que el consumo de la conocida como “heroína caníbal” se haya generalizado en España, el profesor Haro considera que “deben estar alerta para poder detectar intoxicaciones, síndromes de abstinencia o secuelas físicas y psicopatológicas del consumo de esta nueva droga”.

La expansión en el resto del continente del consumo de “krokodil” puede guardar relación, según explican los investigadores, con la situación de retroceso económico. La crisis podría ser la posible causa de aparición de su consumo en España o en otros países de la Europa más occidental como Holanda y Alemania, donde también se han detectado recientemente nuevos casos.

Las personas que consumen esta droga no sobreviven más de dos años. Según explica el doctor Haro, “la manifestación inicial de los primeros efectos se produce a los pocos días desde que se inicia el consumo y comprende con más frecuencia neumonía, meningitis, periodontitis y osteomielitis.

Con la tecnología de Blogger.