Header Ads

¡Se le ve el femur! La lesión mas bestia del fútbol


"¡Se le ve el fémur!": La lesión más repulsiva de la historia también es política
¡Cuidado, estómagos sensibles!

Ewald Lienen




Ni bengalas desde la grada ni un pelotazo en la entrepierna. Lo más peligroso del fútbol es la lucha por un balón dividido.

via GIPHY

En una de esas, a Ewald Lienen, del Arminia Bielefeld, tras un mal control, se le echa encima el defensa del Werder Norbert Siegmann. Este se lleva el balón y lo despeja, pero Lienen queda retorciéndose sobre el césped, gritando.

via GIPHY

Trata de incorporarse, sin parar de agitar los brazos, camina un par de pasos y se vuelve a tirar al suelo. En el lateral de su muslo derecho se ve claramente una raja de varios centímetros. Dentro, dos colores: rojo músculo y blanco hueso.





Los tacos de la bota le han desgarrado la piel de tal manera que a Lienen se le ve incluso parte del fémur.





Lo que hoy, 35 años después, sigue sorprendiendo, es que Lienen vuelve a levantarse y se va como loco al banquillo visitante. Señala como instigador de esa violencia al entrenador del Werder, Otto Rehhagel. Los médicos del equipo no le pueden ni atender, unos tratan de detener su furia. Otros no pueden más que, alternativamente, mirar la pierna de Lienen y llevarse las manos a la cabeza. Está fuera de sí.

Siegmann solo recibió amarilla y a Lienen tuvieron que darle 23 puntos. Apenas estuvo 17 días de baja. Pero lo que le ocupaba la cabeza era tratar de frenar la agresividad de aquel viejo y duro fútbol, proteger la salud de los deportistas, especialmente la de los extremos creativos o escurridizos, como él.





Decidió demandar por lo civil a Siegmann y su entrenador Rehhagel, pero la cosa no prosperó. En los tribunales le dijeron que eran gajes del oficio. A Siegmann y Rehhagel la prensa los frió. Algunos trataron el asunto casi como de un intento de homicidio y para el partido de vuelta en Bielefeld se decidió que lo mejor es que Siegmann, apodado ya Schlitzer - cazador-, no jugase. Rehhagel, siempre un poco histriónico, cuenta que se puso un chaleco antibalas aquel día.

El caso es que Lienen, políticamente muy cercano a la izquierda, vegetariano y pacifista, acabó fundando incluso una lista electoral, la Friedensliste o Lista por la Paz, en 1984.

También fundó un sindicato de futbolistas en 1987. Aquel mismo año, aun en activo, comenzó a sacarse el título de entrenador y, tras el paso por el banquillo de equipos como el Colonia, el Tenerife o el Olympiacos, hoy entrena al St. Pauli.





Lienen se ha integrado a la perfección en este barrio rojo del fútbol. Lo normal para un tío al que tener parte del fémur fuera no le impidió apretar el puño para pedir justicia.




Con la tecnología de Blogger.