Header Ads

Canibalismo en carcel de Venezuela tras motín


Un motín en una prisión de Venezuela acaba en canibalismo














Dos presos acaban desmembrados, cocinados y comidos en una revuelta que reclamaba mejoras en el trato en prisión


Lo que comenzó como un motín para reclamar mejoras en la prisión desembocó muy pronto en un crimen espeluznante.

Durante un mes entero, una cárcel de Venezuela situada en San Cristobal, cerca de la frontera colombiana, ha vivido violentas revueltas que han acabado con dos reos asesinados. En medio de la revuelta por culpa del trato y el hacinamiento en esa prisión, los reos se dividieron en dos bandos. Uno de ellos, dirigido por un preso conocido como "el Grillo", ordenó a otro preso descuartizar y comer a dos miembros del bando contrario.

El que recibió la orden era el famoso Dorángel Vargas, un detenido conocido como "el Comegente" que en los años 90 asesinó, cocinó y se comió al menos a una docena de personas.

Esta vez las víctimas de Vargas fueron Anthony Correa y Juan Carlos Herrera. Sus propias familias comenzaron a sospechar de su muerte cuando no vieron ni a Correa ni a Herrera entre los presos trasladados a otro centro penitenciario.

Las sospechas se confirmaron cuando un fiscal le dio la noticia a la madre de Correa, Luz Sepúlveda. "Un fiscal salió y me dijo que era muy doloroso lo que tenía que decir: 'su hijo no aparece, fue uno de los que mataron y se lo comieron'", relata Sepúlveda.


'El Comegente' desmembró y se comió a Anthony Correa y a Juan Carlos Herrera. Lo que sobró de sus cuerpos fue servido con arroz al resto de los presos


COMIERON SIN SABER

Uno de los investigadores agregó que hay indicios para sospechar cómo ocurrieron los crímenes, los cuales coinciden con las denuncias de los familiares.


Los detenidos consultados manifiestan que Dorángel comió parte de los miembros de las personas desmembradas”, aseguró la fuente quien pidió anonimato.

La fuente detalló que un grupo de detenidos a los que el líder del alzamiento consideraba rivales fueron obligados a comer parte de la cabeza de una de las víctimas y a algunos de ellos les cortaron algunos dedos, cuando se negaron.

El grupo de rebeldes cocinó la carne y se la dieron al resto de la población del penal con arroz. Se dice que los presos comieron sin saber. Los intestinos los lanzaron por la cañería, mientras que los huesos los quemaron”, agregó.

Las autoridades encontraron rastros de sangre en las celdas y trozos de una clavícula que están analizando para determinar el ADN, un trámite que, según la fuente, tomará 15 días.
Por el momento, las pesquisas han hallado restos de sangre en las celdas y trozos de una clavícula que están siendo analizados para determinar su ADN.

El gobierno venezolano no se ha pronunciado sobre el suceso pero seis policías han sido detenido acusados de ser cómplices del motín caníbal.
Con la tecnología de Blogger.