Header Ads

Una niña de dos años, atendida de urgencia en Italia por los efectos de llevar una dieta vegana


Los médicos cuestionan la alimentación de la menor

La pequeña llegó con problemas de motricidad y carencia de vitamina B12

La pequeña Chiara se ha convertido en las últimas horas en protagonista involuntaria de las noticias en Italia. La niña, que todavía no llega a los 3 años, tuvo que ser ingresada ayer en el hospital de Génova aquejada de problemas de motricidad, falta de reflejos y bajos niveles de hemoglobina. La polémica está detrás de las supuestas razones que la han llevado a esa situación: la dieta veganaque tanto sus padres como la niña siguen.

Según recoge el diario La Repubblica, la pequeña complementaba la ingesta de leche materna con una dieta vegana, lo cual supone excluir todo producto de origen animal -carne, pescado, caza, huevos, leches animales, miel- y otros derivados.

Pese a la angustia de los primeros momentos, el estado de Chiara ha ido mejorando en las últimas horas gracias a los cuidados y el tratamiento de los equipos médicos que la han atendido. Sin embargo, aún es pronto para determinar si la prolongada carencia de vitamina B12 que ha sufrido ha podido provocardaños neurológicos irreversibles.

El caso de Chiara sólo es el último que ha conmocionado a la sociedad italiana. Desde el comienzo de 2015 se han registrado en el país otros dos, el del pequeño Belluno y el de Firenze, dos menores tuvieron que ser atendidos de urgencia ante el malestar provocado por problemas de alimentación.

Tampoco es la primera vez que se pone en cuestión la dieta que algunos menores siguen imitando la forma de comer de sus progenitores.

Uno de los casos que más debate ha suscitado es el de Tom Watkins, un joven adolescente que sólo comía frutas y verduras siguiendo el patrón de su madre.

La directora Anneloek Sollart se hizo eco de su historia a través de un documentalRaw en el que contaba cómo su madre, Francis Kenter, inició al menor en la dieta crudivegana cuando él sólo contaba cinco años.



Diez años más tarde Sollart volvía a la vida de Tom y Francis en Rawer para mostrar cuál había sido su evolución tras una década bajo esas normas nutricionales.

La madre defendía que ingerir productos cocinados o de origen animal es perjudicial para la salud, frente a la opinión de médicos y expertos que aseguraban que la mujer estaba limitando el crecimiento y desarrollo del adolescente, hasta el punto de causarle daños irreversibles en su organismo.

Además de reflejar las peculiaridades del menú diario que ingería el menor, la directora aborda también el conflicto médico y social que genera su caso y otros similares que empiezan a ser cada vez más frecuentes en distintas partes del mundo.


Con la tecnología de Blogger.