Header Ads

Los hermanos nazis que crearon Adidas y Puma


 

Hitler organizó los Juegos Olímpicos de 1936 para demostrarle al mundo que Alemania había dejado atrás la miseria en la que quedó después de la Primera Guerra Mundial y que no existían atletas superiores a los arios. Destinó el 20 por ciento del presupuesto del país para formar un equipo olímpico que arrasara con los oros en disputa, sobre todo los que correspondía a las pruebas de atletismo. 

Josef Waitzer, el entrenador del equipo alemán, sabía bien la responsabilidad que tenía. Hitler no solía dar segundas oportunidades. Necesitaba equipar a sus atletas de la mejor manera por eso cuando vio un calzado con clavos en la suela que afianzaba el pie a la tierra cuando se trotaba, preguntó quién los había creado. La respuesta la tenían los hermanos Adolf y Rudolf Dassler. 

Segunda Guerra Mundial


Su historia es curiosa. Eran miembros del Partido nazi y habían peleado en Verdún, la batalla más sangrienta de la Primera Guerra Mundial. Allí, en las trincheras infectadas de fiebre y ratas, “Adi” sobrenombre de Adolph Dassler, empezó a imaginarse unos zapatos capaces de resistir la más exigente de las caminatas y las maratonas: sin saberlo le había dado vida a los primeros tennis de la historia. 

Cuando el conflicto terminó en 1919, Adi volvió al único oficio que sabía, el de ser panadero en la cocina de su madre en Herzogenarauch en plena Baviera. Pero la mente la tenia en otra parte .Ya no pensaba en harinas ni levaduras, estaba completamente poseído por la forma de unos zapatos con taches que permitirían correr sin importar que afuera la nieve invadiera la carretera. No pasó mucho tiempo sin que él y su hermano abandonaran la panadería y crearan una fábrica, la «Gerbüder Dassler Schuhfabrik que nacía, aún sin una marca establecida, zapatos deportivos y sandalias. 

El Cajon de Grisom


Mientras Adolf diseñaba Rudolf recorría Alemania vendiendo los zapatos. Vendían bien pero aún estaban lejos de ser la fábrica que hoy factura 10 mil millones de euros al año. La suerte les lleghó cuando apareció en el escenario, el entrenador Waitzer quien les había puesto el ojo con la decisión de equipar a sus atletas con los zapatos de los Dressler. Fue entonces la ocasión para bautizar su invento uniendo las iniciales de Adolph y las primeras tres letras del apellido: había nacido ADIDAS. 

Hitler había asistido al estadio de Berlín presenciar a los arios imp0onerse en las competencias. Sabía que el único que podía impedir el triunfo arrasador era un joven afroamericano de 23 años llamado Jesse Owens. Dassler, motivado por la fama del corredor, lo visitó a la villa olímpica y le regaló un par de zapatos de la Gerbüder Dassler Schuhfabrik. Encantado ante el agarre y la relativa suavidad de las zapatillas decidió c alozarse con un par de éstos para correr las justas. 

Owens ganó cuatro medallas olímpicas un record que estaría vigente 48 años portando zapatos marca Adidas. 

Puma


Con la guerra los hermanos Dassler se separaron. Adi siguió en su fábrica ésta vez diseñando botas para las tropas alemanas que desafiarían el inclemente invierno ruso. Además en la Gerbüder Dassler Schuhfabrik, por orden del III Reich, se fabricaban repuestos para tanques, antimisiles y el lanzagranadas Panzerschreck, una de esas innovaciones tecnológicas con los que los alemanes casi llegan a dominar el mundo. 

Rudolf, comprometido con la causa nazi, pasó a engrosar las fuerzas de las SS en Sajonia. Su fanatismo por Hitler lo distanció definitivamente de su hermano. En 1945, al finalizar la guerra, Rudolf intentó escaparse de la justicia pero según cuenta la leyenda fue el propio Adi quien lo delató. Dos años duró preso. Al salir, en 1948, creó su propia empresa de calzado deportivo. La llamó RUDA, por las siglas de su nombre. Un par de meses la cambiaría por una mejor: PUMA A.G. setenta años después esta marca vende dos mil millones de euros anuales. 

Los hermanos nunca volverían a hablarse hasta la muerte de Rudolf en 1974. Adolph murió tres años después.
 

Vía
Con la tecnología de Blogger.