Header Ads

Los casos más sorprendentes de enfermedades raras



Existen muchas enfermedades en el mundo que hay tan poca gente que las sufre que ni siquiera son conocidas. Pero no dejan de ser enfermedades con las que no siempre es fácil convivir. Os indicamos los casos más sorprendentes.

Sarah Carmen puede llegar a tener 200 orgasmos al día

Esta chica de 24 años sufre lo que se conoce como Síndrome de excitación sexual permanente. Este síndrome hace que con muy poco esfuerzo alcance el orgasmo, además de poder tener uno detrás de otro durante horas. Algo que no le ha traído precisamente momentos felices, pues rompió con su novio y desde entonces tiene problemas con los hombres con los que está, pues no se esfuerzan mucho cuando ven que ella tiene el orgasmo tan pronto. Por ello, muchas veces trata de provocarse tantos orgasmos como pueda para poder simplemente descansar.

El hombre de hielo

Los casos más sorprendentes de enfermedades raras
Dutchman Wim Hof, de 48 años, es conocido como el Hombre de Hielo y con razón. Se trata del único hombre en la tierra capaz de nadar bajo el hielo sin llevar traje de neopreno. Los científicos no son capaces de explicar este desorden biológico, pues en condiciones normales soportar este frío (llegó a subir el Mont Blanc en pantalones cortos) sería mortal para un ser humano.

La chica alérgica al agua

Los casos más sorprendentes de enfermedades raras
Ashleigh Morris es una adolescente de 19 años que no puede disfrutar de un relajante baño en la piscina y la playa o incluso ducharse tras un día de ajetreo. Y es que padece una alergia tan sorprendente en un ser humano (cuyo cuerpo está compuesto principalmente por agua), como es la Urticaria acuagénica. En otras palabras: alergia al agua. Y encima lo hace con tal intensidad que incluso cuando suda sufre dolores y picores.

La mujer alérgica a las nuevas tecnologías

Los casos más sorprendentes de enfermedades raras
Debbie Bird no es la típica persona a la que no le gustan las nuevas tecnologías. Su caso es más grave, hasta el punto de que es alérgica al campo electromagnético que desprenden los ordenadores, móviles, microondas e incluso algunos coches. Se trata así de una de las pocas personas del mundo que es realmente alérgica a las nuevas tecnologías, lo que hace que en su día a día lo pase francamente mal, sobre todo cuando sale de casa.

La chica que se desmaya cada vez que se ríe

Puede resultar gracioso, pero para Kay Underwood de 20 años, seguro que no lo es. Ella padece cataplexia, lo que implica que cualquier tipo de emoción que sienta (miedo, risa, alegría) hace que sus músculos se debiliten de manera inmediata, sufriendo desmayos constantes. Un tipo de desorden que se relaciona con la narcolepsia (caer dormido en cualquier momento).
Fuente: estovalelapena
Con la tecnología de Blogger.