Header Ads

Fotografías de los barrios más degradados de España












"Que la gente mire mis trabajos... es donde hablo de mí". El fotógrafo Oriol Miñarro recorre las calles buscando captar con su cámara 'el momento definitivo', el personaje perfecto para dar forma a un imaginario cañí ("rancio y trasnochado") y una imagen que se incorpore a su proyecto Welcome to the Barrio, que está desarrollando desde hace unos años.

Su campo de trabajo son, principalmente, los barrios barceloneses de El Raval y Ciutat Vella. Recorriendo las calles ha encontrado una realidad que sigue ahí, como levitando sobre el paso del tiempo.



















El autor se define como un fotógrafo autodidacta. "Me topé con la fotografía de una forma tardía, a los 30 años, cosa que ya me pilló tarde para formarme. La verdad es que ser autodidacta me ha permitido una libertad que a buen seguro no hubiera tenido en una escuela. Pero, por otro lado, tener que recurrir al método de prueba-error, una y otra vez, es exasperante por las limitaciones que eso comporta a nivel técnico, a nivel de gestión de proyectos y a nivel de tener unos contactos y apoyos brutales que tienen en las escuelas".


Welcome to the Barrio ha quedado finalista en la última edición de Nexofoto y también ha participado este año en PhotoAlicante y su autor espera que acabe viendo la luz en formato libro. Vamos a hablar con él sobre los barrios que mejor conoce.







VICE: ¿Cómo arrancó esta idea de fotografiar barrios de Barcelona?
Oriol Miñarro: Siendo sincero, empezó de la forma menos épica imaginable. Tan sencillo como coger una cámara, sin tener nociones de fotografía, y echarme a andar sin rumbo alguno. Cogí lo que tuve a mano. En definitiva, la calle. A medida que adquirí hábitos, conocimientos y conciencia espacial de lo que me rodeaba, entendí que podía estructura un discurso sobre lo que acontecía a mi alrededor, una especie de reinterpretación fotográfica del barrio, que recogiera, bajo un prisma personal, aspectos, tópicos y espacios.

Al final dices que los barrio se han convertido en barrios mentales...
Esto es harina de otro costal, y más complejo de explicar. Está ligado estrechamente con otro de mis proyectos, Lóbulo Occipital, que trata sobre las enfermedades mentales y las imágenes que éstas generan dentro de nuestra conciencia. Para que nos entendamos, uno cuando fotografía se está declarando y exponiendo ante los demás de forma subliminal y, fruto de ello, las imágenes que se pueden encontrar en Welcome to the Barrio, vistas bajo ese primas, no son más que imágenes generadas en mi mente, un barrio en la mente, allí donde reside todo nuestro y imaginario y donde se moldea nuestra forma de ver la realidad,

En definitiva, es una forma de enlazar los dos proyectos mencionados, que es una constante y una marca en otros proyectos que realizo. Un desorden ordenado y expresado mediante el lenguaje fotográfico, que encuentra su origen en un "barrio de la mente".



















¿Por qué barrios reales te moviste?
Primordialmente, El Raval, el antiguo barrio chino, y Ciutat Vella, que son las zonas donde mejor me encuentro y donde me mejor me adapto. También zonas del extraradio, como Ciudad Meridiana o barrios de Valladolid, Burgos, Salamanca, Coruña o Vigo, ya que realizo algunos desplazamientos por motivos de trabajo.

¿Qué tratabas de reflejar en estas fotos?
A medida que el proyecto avanza se van incorporando nuevos elementos como la parte documental. Por otro lado, podemos encontrar aspectos propios de nuestro imaginario cañí (rancios y trasnochados), aspectos sobre la descarnada condición humana o temas donde la moral es puesta en duda una y otra vez.

Todo ello conforma un elenco de realidades que acaban por conformar lo que entendemos por barrio, un entramado de infinitas combinaciones. Religión, política, sexo, etc., metidos en una coctelera.

¿Interactuaste con la gente que aparece?
Podría decirse que interactúo prácticamente con el 90% de la gente que fotografío... no sé, unos planos tan directos y cercanos no son posibles sin la complicidad de lo que te rodea, aunque eso implica constancia y actitud para conseguir aquello que tienes en mente. Encuentro una absurdidad retratar la realidad desde el burladero. No obstante, hay tomas donde intervenir rompe por completo 'el momento decisivo'.













¿Has tenido algún problema?
Nunca. A la calle hay que tenerle respeto, no miedo. Todo gira alrededor de cómo planteas las situaciones, no todo es fotografiable y, ante todo, uno debe aprender a renunciar a tomas. Si respetas, serás respetado.

Tus fotos tienen algo atemporal, podrían ser actuales o de hace unos años, como si el tiempo se hubiera detenido dentro de ellas.
Me alegra que me hagas esta apreciación, ya que sustraer lo temporal de algo tan concreto como una imagen es, en cierto modo, complejo. Conseguir sustraer de una imagen un concepto determinado hace que pueda funcionar por sí sola a lo largo del tiempo. A colación de lo que comentabas antes, cuando tratas temas como la religión, el sexo, la política o la condición humana cabe entender que son temas totalmente atemporales y que perduran una y otra vez de forma cíclica.



















Creo que se trata de un proyecto abierto, ¿hacia dónde camina?
La calle es un elemento tan mutante que considerar cerrado el tema sería negar la realidad. Eso sí, he de reconocer que en algún momento has de cerrar un ciclo y abrir otro. Considero que este proyecto puede andar solo, por sí mismo, ha crecido lo suficiente, es lo suficientemente consistente como para darle paso a una segunda parte, que seguro tiene otros matices e interpretaciones... otra historia que, aunque tenga el mismo origen, puede desembocar en algo diferente.

¿Tenías alguna referencia o algún fotógrafo en mente a la hora de proyectar Welcome to the Barrio?
Empecé la casa por el tejado. Yo iba fotografiando sin tener referente alguno, cosa que me ha permitido construir un estilo propio. A la fuerza, claro. Con el tiempo he ido incorporando diferentes autores, pero ya estaba viciado con mi estilo y forma de construir el lenguaje fotográfico. Por nombrarte autores con los que siento afinidad podría nombrarte a Joel Peter Witkins, Anders Petersen, Martin Parr, Diane Arbus, García-Alix... Autores de ahora a nivel nacional puedo destacar a Salvi Danés, un fotógrafo con un curro brutal. Por otro lado, no puedo dejar de nombrar a mi admirado pintor Goya.

Con la tecnología de Blogger.