Header Ads

El riesgo que puede generar “Buscando a Dory”



La organización sin ánimo de lucro propone abastecer a las tiendas con peces criados en cautividad para proteger a los ejemplares salvajes, educar a los consumidores y desarrollar una investigación centrada en la conservación. El grupo pretende asegurar que Nemo se encuentre exactamente donde debe estar: en las anémonas de mar de los arrecifes de coral.


El peligro al que se enfrenta Dory

Sin embargo, los científicos se muestran ahora preocupados por la situación del pez cirujano regal o azul (Paracanthurus hepatus), de color azul índigo y hasta 31 centímetros de longitud, encarnado por el personaje de Dory que protagoniza la secuela Buscando a Dory.

“La gente se enamoró de los adorables personajes de la primera película (Buscando a Nemo) y quiso tenerlos como mascotas en sus casas, en lugar de hacer caso al mensaje conservacionista: dejar a Nemo en el lugar al que pertenece, el océano”, recalca Burke, para quien la película podría provocar un resurgimiento de especies ornamentales, esta vez de Dory, robadas de los arrecifes.

Esta especie, además de las amenazas naturales a las que se enfrenta como la fragmentación severa de su hábitat, era en 2002 la octava especie más comercializada en el mundo, según el Global Marine Aquarium Database.

Aunque en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza consta de una ‘preocupación menor’, entre 1997 y 2002, antes del estreno de la primera película, ya se habían capturado 74.557 individuos. Ahora se calcula que cada año son atrapados unos 400.000 peces cirujano regal.

Con la tecnología de Blogger.