Header Ads

Un Hombre Destruyó La Pared De Su Sótano Y Lo Que Encontró Detrás Es Impresionante



Muchas personas guardan en su sótano botellas de vino o tal vez algunas cosas antiguas que no necesitan y se funden en el tiempo y en el olvido. Pero en Turquía, un hombre sin quererlo descubrió una ciudad completa escondida. El descubrimiento fue hecho en el año de 1963 en Derinkuyu en la provincia de Nevşehir en Capadocia, la región histórica de Anatolia central.

Una casa antigua debía ser renovada y uno de los trabajadores de la obra empezó a tumbar una de las paredes del sótano de dicha vivienda. Detrás de ella de pronto descubrieron una “habitación” de la que nadie de los que vivía en esa casa por aquel entonces tenía idea de su existencia. Cuando entraron allí descubrieron no solo esto sino una ciudad completa.



En esta casa fue descubierta la subterránea ciudad de Derinkuyu. Desde entonces han sido liberadas 8 plantas o niveles de la ciudad. Las que se encuentran arriba más a ras de suelo, son principalmente viviendas y habitaciones para descansar. Pero como en cada ciudad, esta ofrece mucho más: Una presa para fabricar vino, un monasterio y una iglesia.



Las mascotas también podían ser mantenidas bajo tierra. Para que los animales y las personas no murieran a falta de oxígeno, existía un sistema de ventilación para que el aire circulara suficientemente bien. Los arqueólogos, piensan que podrían haber habitado allí unas 20.000 personas. Aproximadamente una cuarta parte de la compleja ciudad ha sido “desenterrada”.



En la capadocia, existen alrededor de 37 ciudades subterráneas. Derinkuyu es hasta ahora la única de ellas que se encuentra conectada con su vecina, la ciudad subterránea de Kaymakli que tiene un túnel de 8 kilómetros de largo. Estas dos ciudades subterráneas forman parte del conjunto Parque Nacional de Göreme declarado por la UNESCO en 1985, patrimonio de la Humanidad.



Una de las muchas teorías de la función de Derinkuyu, apunta a que esta ciudad subterránea servía como refugio durante la persecución de cristianos por parte de los Ottomanos. Con pesadas puertas de piedra que podían ser empujadas girando sobre sí mismas asegurando así las entradas a la ciudad.



Otros arqueólogos piensan incluso que la ciudad de Derinkuyu es mucho más antigua, hace 4000 años y construida por los hititas.







Por el momento, esta ciudad subterránea es la atracción de los turistas.

















Probablemente nadie nunca podrá probar con certeza, la función real que tenía la ciudad de Derinkuyu. A pesar de todo el trabajo hecho para lograr construir algo semejante, es realmente impresionante, los largos y grandísimos túneles y los pasadizos sin fin.

No dejes de compartir estos increíbles y milenarios descubrimientos.

Fuente: notagram
Con la tecnología de Blogger.