Header Ads

No podía nadar así que su dueño decidió construirle su propia silla de ruedas sumergible






Todos merecen una oportunidad.

Es extraño pensar que un pez que no puede nadar podría sobrevivir, pero cuando este hombre notó que su pez dorado tenía muchos problemas para nadar decidió hacer algo al respecto. Muchos podrían haberse quedado de manos cruzadas y esperar a que el pez muriera por su cuenta, ya sea porque no puede alimentarse correctamente o por cualquier otra razón, pero él construyó una especie de silla de ruedas con un corcho y un pedazo de gasa que ayudaron al pequeño pez a mantenerse a flote y estable bajo el agua.
Su pez tenía problemas para nadar en forma vertical, así que él le dio una pequeña ayuda. ¿No es adorable?


Al parecer este no es un caso tan fuera de lo común porque incluso existe una versión hecha por veterinarios para ayudar a los peces con problemas para nadar.




Esta simple historia nos enseña a no darnos por vencidos y creer en las segundas oportunidades.

Fuente: Aldeaviral.com
Con la tecnología de Blogger.