Agus canta en su celda. Sus guardianes no le dejan salir por miedo a que huya, así que es su casa permanente

Evi tiene alucinaciones desde los 15 años. Sus padres pagaron por una cama de madera y un tratamiento islámico a su enfermedad

La Fundación Galuh en Yakarta tiene licencia del gobierno. No rechazan a nadie, pero el gobierno solo proporciona dos meses de alimentación, no hay habitaciones, solo un pabellón que parece una jaula dónde hombres y mujeres están separados por una verja

Muhammad (a la izquierda) lleva a cabo una misa de curación. Durante todo el día y la noche los pacientes toman bebidas de hierbas, rezan, vomitan y al final entran en un trance hipnótico

Durante 10 años han mantenido a Anne en una habitación sin ventana. Según su padre, no necesitaba comer mucho. Solía gustarle correr, pero ahora no puede ni mantenerse en pie

Mantener a los pacientes en celdas es una práctica común

La falta de comida es una realidad a la que los pacientes se enfrentan diariamente

Saimun lleva 5 años viviendo con un grillete de madera en la pierna. Tiene 40 años, no puede hablar y vive con su hermano que también es discapacitado mental. Ellos y su madre dependen completamente de la caridad de sus vecinos

El personal de los internados está entrenado para vérselas con situaciones extremas con sus estudiantes (izquierda). Las piernas de Seapudin (derecha) llevan 9 años encadenadas. Los músculos se han atrofiado por la falta de uso

Los pacientes carecen de comida, ropa, ejercicio e interacción social

No hay financiación para lo básico, como alimentos, así que el mantenimiento de otros proyectos más caros como el mantenimiento de las instalaciones ni se plantea

Las vidas de los pacientes están limitadas a un espacio confinado donde hacen todo: comer, dormir y ducharse

Algunas familias de los pacientes han pagado por sesiones especiales de curación que consisten en un enfoque espiritual

Joven encadenada en la Fundación Bina Lestari (izquirda). El hospital psiquiátrico Wediodining Lawan (derecha) ha sido reconocido como el mejor hospital mental de Indonesia. Es el primer hospital que se ha dado cuenta de la necesidad de un ala de geriatría

Una cama es uno de los mayores lujos que puede tener un paciente

Las interacciones sociales son raras y no se llevan a cabo sistemáticamente

El hospital psiquiátrico Wediodining Lawan

Vida en soledad


Fuente: boredpanda.es