Header Ads

17 Reglas de etiqueta moderna

17 Reglas de etiqueta moderna

17 Reglas de etiqueta moderna

1. Nunca vayas de visita sin avisar. 
Si alguna vez te han visitado por sorpresa, puedes permitirte recibirlos con bata y pantuflas. Una señora británica dijo que, cuando veía a un invitado inesperado, se ponía zapatos, una pamela y sacaba un paraguas. Si la persona era agradable, ella exclamaba: «¡Ah, qué suerte, acabo de llegar!». Si era desagradable: «¡Ah, lástima, debo salir ya!»
2. Un paraguas nunca se seca abierto, ni en la oficina ni de visita.
Hay que cerrarlo y ponerlo en un soporte especial o colgarlo.
3. El bolso no se puede poner sobre las rodillas ni sobre tu silla.
Es posible poner un pequeño bolso elegante sobre la mesa; si es un bolso voluminoso, es mejor colgarlo en el respaldo de la silla o ponerlo en el suelo si no hay una silla especial (las que a menudo se ofrecen en los restaurantes). Un maletín debe dejarse en el suelo.
4. Las bolsas de plástico deben usarse sólo para ir y volver del supermercado, igual que las bolsas estampadas o de marca de las boutiques.
Usarlas como si fuera un bolso es una vulgaridad.
5. El hombre nunca debe llevar el bolso de la mujer.
Y debe sujetar el abrigo de la mujer sólo para llevarlo al guardarropa.
6. La ropa de casa es un pantalón y un suéter. Cómodos, pero con un aspecto ordenado.
La bata y el pijama están destinados para ir por la mañana al cuarto de baño y por la noche, de ahí al dormitorio.
7. Desde el momento en el que un niño obtenga su propio dormitorio, acostúmbrate a llamar antes de entrar en su habitación.
Entonces él también va a hacer lo mismo antes de entrar en el tuyo.
8. Una mujer puede no quitarse una pamela y unos guantes, pero no una gorra y unas manoplas.
9. La cantidad total de accesorios no debe superar los 13, incluidos los botones para ir a la moda.
Se permite un brazalete encima o sobre los guantes, pero no un anillo. Cuanto más cerca está la noche, deben usarse las joyas más costosas. Antes, los diamantes eran considerados un adorno de noche sólo para las mujeres casadas, pero en la actualidad es posible usarlos también durante el día.
10. Las normas sobre cómo pagar en un restaurante: si pronuncias la frase " yo invito«, significa que vas a pagar tú.
Si una mujer invita a un socio de negocios en un restaurante, paga ella. La frase «vamos a un restaurante» supone que cada uno paga lo suyo y sólo si un hombre propone pagar por ambos, ella puede aceptarlo.
11. Un hombre siempre entra primero en el ascensor, pero sale primero el que está más cerca de la puerta.
12. En un automóvil, se considera que el asiento más prestigioso es el que está detrás del conductor, y es para una mujer. El hombre se sienta a su lado y cuando baja del auto, debe sujetar la puerta y darle la mano para salir. Si el hombre conduce, es mejor que la mujer también se siente detrás de su espalda. Sin embargo, con independencia de dónde se siente, el hombre siempre debe ayudarla a bajar. En la etiqueta de negocios, últimamente, los hombres, cada vez más a menudo, infringen esta regla, guiándose por el lema de las feministas: «en los negocios no hay mujeres ni hombres».
13. Decir que estás a dieta resuena de malas maneras.
Seguro que no se debe rechazar los platillos ofrecidos por los anfitriones bajo este argumento. Alaba sus talentos culinarios aunque no comas nada. Lo mismo con el alcohol, no le cuentes a todo el mundo por qué no puedes beber. Pide vino blanco y mójate los labios.
14. Temas-tabú para conversaciones: política, religión, salud, dinero. Una pregunta inapropiada: «¡Madre mía qué vestido! ¿Cuánto ha pagado por él?» ¿Cómo reaccionar?: sonríe agradablemente: «Es un regalo». Cambia de tema. Si el interlocutor insiste: «No me gustaría hablar de eso».
15. Hablar de los que no están presentes, es decir, chismorrear, es inadmisible.No debes hablar mal de tus familiares, por ejemplo, de tu esposo. Si tu marido es tan malo ¿por qué no te divorcias de él? De la misma manera, no debes hablar con desprecio sobre tu país de nacimiento. «Este país está lleno de miserables». En ese caso, tú también eres uno de ellos.
16. En el cine, teatro, en la sala de conciertos, hay que avanzar hasta tu asiento mirando al público y no al escenario.
Primero pasa el hombre.
17. Nueve cosas que hay que mantener en secreto: edad, poder adquisitivo, disputas familiares, religión, problemas de salud, relaciones, regalos, honores y desgracias.
Y para terminar, Jack Nicholson sobre las buenas maneras:
«Soy muy sensible a las reglas de etiqueta. Cómo pasar un plato. No gritar desde una habitación a otra. No abrir una puerta cerrada sin llamar. Dejar pasar primero siempre a las damas. El objetivo de todas estas innumerables reglas es hacer la vida mejor. No podemos vivir en un estado crónico de guerra con nuestros padres, es estúpido. Miro cuidadosamente mis modales, no es una abstracción. Se trata de un lenguaje de respeto mutuo que entiende todo el mundo».
Fuente: genial.guru
Con la tecnología de Blogger.